La edad de jubilación es ese momento tan esperado por muchos de nuestros mayores.

Pero, ¿qué realidad hay detrás de la jubilación de muchos autónomos?

Lo cierto es que para un trabajador autónomo hay otra realidad.

A diferencia de los trabajadores por cuenta ajena, que sus cotizaciones una parte son cargo del trabajador y otra parte son a cargo del empresario, en las cotizaciones de los trabajadores por cuenta propia el 100% de la cuota aportada es a cuenta del trabador autónomo.

Las cotizaciones aportadas al régimen de autónomos de la seguridad social serán la equivalencia directa al importe «teorico de salario»

Si nos basamos en datos para 2019, en términos generales, si un trabajador autónomo paga el tipo general del 30% su base mínima equivalente son 944,40 euros.

Ese es el importe al que denominamos «salario teórico» que es el que computaría a efectos para el calculo de la jubilación.

El artículo 213.4 LGSS, establece que la pensión de jubilación será compatible con la realización de trabajos por cuenta propia, siempre y cuando éstos no superen el salario mínimo profesional (SMI) que para 2019 se fija en 12.600 euros anuales,

En este supuesto, el trabajador autónomo (jubilado) no estará obligado a la cotización a la seguridad social de la actividad empresarial que desempeñe.

Es importante destacar que el desempeño de esta actividad empresarial no genera derecho alguno a nuevas prestaciones en materia de jubilación, así como tampoco a incrementos en la cuantía de la jubilación a percibir.

Si necesitas ayuda o asesoramiento respecto a tu jubilación o al trabajo que realices una vez jubilado, estamos para ayudarte :)